El mercado inmobiliario vasco sigue movido. La crisis condiciona las decisiones de las empresas y los ciudadanos. El precio de la vivienda en Euskadi ha subido un 3,9% en el segundo trimestre del año en comparación a la misma fecha en el año 2018.

Una cifra bastante buena y muy por encima de la inflación general (0,8%). Esto supone un gran avance casi de 2 puntos en comparación al primer trimestre de 2019, que es cuando la vivienda se encareció un 5,8% gracias a los datos publicados por el instituto nacional de estadística.

En cuanto al tipo de vivienda en Euskadi, en el segundo trimestre los inmuebles de nueva obra aumentaron sus precios un 5,4%  y un 3,5 % los de segunda mano. En comparación al primer trimestre del ejercicio los precios en Euskadi subieron en el conjunto del mercado de la vivienda un 0,7% con una caída del 1,8% en el segmento de obra nueva y una subida del 1,2% en el de segunda mano.

Analistas del mercado inmobiliario vaticinan una bajada de los precios y  lo perciben como un síntoma de estabilidad del mercado. Y en el primer trimestre del año ya se produjo un bajón con las ventas.

Los expertos estiman que hay que evitar la formación de una burbuja, ya que el valor de venta de los inmuebles se atempere  gradualmente y tienda a tener un comportamiento más cercano al IPC.

Euskadi por otra parte tuvo 18 ejecuciones hipotecarias sobre viviendas, 33,3% menos que en el mismo trimestre en 2018.