Cuando alquilamos una vivienda a un inquilino, el seguro del hogar puede ser un problema. Aún así conviene tener asegurada la vivienda para proteger los intereses del inquilino  y del arrendador.

 

¿Quién debe contratar el seguro de hogar de una vivienda de alquiler?

 

En un principio corre a cuenta del propietario, ya que la protección de la casa es suya y de su interés. El seguro de la casa tiene varias modalidades  que ahora os vamos a explicar.

  • Seguro continente

El propietario asegura el continente de la vivienda (elementos estructurales y construcción de la vivienda). Y es obligación del propietario.

El inquilino no se hace cargo del seguro pero si el propietario y este no le puede pedir nada. Sin embargo el propietario puede pedirlo como requisito para alquilar la casa  y el inquilino debería tener la casa alquilada haciéndose cargo del seguro.

  • Seguro contenido

El propietario puede contratar este seguro si los muebles de la casa le pertenecen, pero debe avisar a a la aseguradora que él no vivirá allí. Pero puede pasar que el propietario no asegure sus pertenencias, pero tú si quieras asegurar las tuyas, en ese caso el seguro sería para tus pertenencias.

  • Seguro de responsabilidad civil (Contratado por el inquilino y el propietario)

Este seguro cubre daños a terceros, es decir, que no sean causados por la persona que vive en la casa, daños causados por una tubería rota, grietas etc.

De esta manera el propietario está protegido y no se hace cargo de los gastos en este tipo de siniestros.

El inquilino también debería contratarlo por si causa daños al piso del propietario y para sus daños a terceros, de no tenerlo, tendría que indemnizar al propietario todos los daños que cause en la vivienda.

El seguro que suelen tener los propietarios que alquilan una vivienda, es el del responsabilidad civil del propietario y el continente, así que si alquilas un inmueble te recomendamos que contrates tu propio seguro de contenido y responsabilidad civil para proteger tus bienes materiales.