¿Eres propietario, y quieres alquilar tu vivienda?

Estos son los documentos que debes acreditar a la hora de alquilar tu inmueble.

 

 

Acreditar la propiedad

Lo normal sería acreditar que eres el propietario de la vivienda con una nota simple que puedes obtener en el Registro de la Propiedad al que pertenezca la vivienda. Una acción que, a través de internet, es muy sencilla. En la práctica, casi nunca te lo piden, pero esto sería una buena práctica que evitaría fraudes y que alguien time al inquilino, alquilando un piso que no es suyo.

 

 

 

El certificado energético

Es un documento necesario para poner la casa en alquiler. Este documento, que debe estar registrado, tiene una validez de diez años, ante lo cual no tienes que pedirlo de nuevo cada vez que alquiles.  Eso sí, es responsabilidad del propietario renovarlo cuando caduca.

Es más, en el anuncio del piso en alquiler ya debe incluirse la etiqueta que resulte de haber realizado el certificado energético y posteriormente, dar una copia al inquilino. Solo si los alquileres son por periodos cortos, no es necesario.

 

 

IBI y Suministros

No lo exijen, pero es bueno disponer de una copia del último recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y de las facturas de los suministros básicos: agua, luz, gas. Lo habitual es que el inquilino se haga cargo de los consumos, a partir de ese momento. Y, además, esta información transmite seriedad y confianza al inquilino.

 

 

 

Licencia de primera ocupación

Si es una vivienda que se ha adquirido como inversión y es nueva, el inquilino nos puede solicitar este documento. Pero incluso, en algunas comunidades autónomas se pide que se adjunte con el contrato de alquiler.

 

 

 

Depositar la fianza

Una vez que tienes inquilino y recibes la fianza correspondiente, el propietario debe depositarla en el organismo correspondiente de su comunidad autónoma. La Ley establece la obligatoriedad de que el importe de la fianza corresponda a una mensualidad.

 

 

Información de la zona

Aunque obviamente no sea un requisito legal, los potenciales inquilinos pueden valorar y ayudarles a tomar la decisión, el recibir información de la zona. En ocasiones, el detalle de colegios disponibles, las comunicaciones, proximidad de mercados o gimnasios, puede ser una baza a favor para ayudar a los inquilinos a decidirse.