Los vascos tienen más confianza en el sector inmobiliario ya que una encuesta de la Sociedad de Tasación (ST) revela que entre el primer y el segundo trimestre de este año ese índice ha aumentado de 58,7 puntos a 59,8.

 

Esa tendencia es contraria a la media nacional, donde el índice de confianza ha bajado ligeramente, de 55,9 a 55,8 puntos, 4 por debajo del de Euskadi. Ese descenso es aún mayor en una comunidad limítrofe al País Vasco como es Cantabria, donde el índice se ha reducido de 54,5 entre enero y marzo a 52,6 de abril a junio.

El informe también analiza el esfuerzo inmobiliario en cada autonomía. Euskadi se sitúa en la parte media de la tabla ya que un vasco tiene que dedicar su sueldo integro durante 7,2 años comprar un piso de tipo medio, una cifra similar a la del conjunto de España, donde es de 7,3 años.

 

Las comunidades autónomas en las que menos esfuerzo salarial requiere la compra de una vivienda son La Rioja (4,8 años), Murcia (4,9), Aragón (5,1), Extremadura (5,2) y Castilla La Mancha y Asturias (ambas con 5,3).

En el otro extremo se sitúan Baleares (15,8 años), Cataluña (8,3) y Madrid (7,9).

El estudio también indica que el precio de la vivienda nueva en el País vasco ha tenido un incremento del 2,7 % en el primer semestre del año respecto al mismo periodo de 2018 hasta alcanzar los 2.693 euros por metro cuadrado. La media nacional ha anotado un ascenso interanual del 5,1 %:

San Sebastián sigue siendo la ciudad con el metro cuadrado más caro de todo el norte peninsular, con 3.555 euros, un 2,6 % más que en los seis primeros meses del año pasado.

Además la capital guipuzcoana en la segunda más cara de España, por detrás de Barcelona y por delante de Madrid.

 

En cuanto a la situación del mercado del suelo, en Euskadi se consolida la ligera tendencia al alza aunque se da una «enorme disparidad» entre la evolución en las tres capitales y en el resto.

En San Sebastián, Bilbao y Vitoria, la escasez de suelo, unida a una demanda en aumento y a la ausencia de nuevas actuaciones de desarrollo, propicia que la vivienda siga alcanzando una precios que se sitúan en la franja más alta del panorama nacional.

De hecho, las tres capitales experimentan subidas cercanas al 3 %, mientras que en las demás localidades vascas no suele superar el 1 %, concluye el estudio. EFE